DON VICENTE FERNÁNDEZ YA DESCANSA EN PAZ

Su homenaje concluyó ayer en medio de canciones y muestras de afecto.

El cuerpo del Charro de Huentitán fue velado la noche del domingo en la Arena VFG, a donde acudieron siete mil personas a darle el último adiós.

Ahí estuvieron Doña Cuquita y la familia toda la noche, acompañados por el cariño del público y la música de Mariachi Azteca, cumpliendo el deseo que Don Vicente de ser despedido con música.

En algún momento, Alejandro Fernández se subió a la tarima donde descansaba el féretro a cantar “Amor de dos”, rompiendo en llanto.

Ayer se realizó una misa de cuerpo presente y Alejandro volvió a cantar, esta vez “Volver, volver”. También agradeció a nombre de la familia la entrega de la gente.

“Queremos agradecer todas las demostraciones de cariño y amor hacia mi padre estando en vida. Pido un aplauso a los doctores que estuvieron atendiendo a mi padre e hicieron un esfuerzo hasta el final. ¡Que viva Vicente, para siempre!”

Doña Cuquita entre lágrimas, también habló: “A todas las personas que nos están viendo, que pidieron (por él), mandaron bendiciones, mandaron decir misas y rezaron (por él) les mando la bendición y las gracias”.

Entonces el ataúd abandonó la Arena, en medio de aplausos y llanto por parte de todos los presentes.

El cortejo partió al rancho Los Tres Potrillos, donde en una ceremonia privada el charro fue sepultado en un mausoleo ubicado en el jardín, donde tendrá una escultura ecuestre, obra del artista Sergio Carvajal.

Así termina una vida dedicada a la música, pero nace un ídolo que no será olvidado ni por su gente ni por sus colegas músicos ni por muchas personas en todo el mundo.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?