¿Es bueno colaborar con otros artistas?

es-bueno-colaborar-cn-otros-artistas

Las colaboraciones son lo de hoy, pero hay consideraciones que debes tomar en cuenta.

Las colaboraciones están lejos de ser nuevas. Siempre han existido. Sin embargo, como tendencia reciente nacieron con el reggaetón.

Siendo éste un género underground en sus inicios, los artistas no tenían muchos recursos disponibles, y hacer un sencillo con otro artista les daba la posibilidad de acceder a nuevas audiencias, porque uno se beneficiaba de los fans del otro.

La fórmula les funcionó muy bien y así se ayudaron entre todos a crecer y, eventualmente, a salir del barrio.

Hoy los exponentes urbanos arman colaboraciones hasta con 4 o 5 colegas, y siguen manteniendo ese espíritu de camaradería.

Obviamente, esta tendencia ha contagiado a otros géneros y ahora todo el mundo hace duetos, como se les llamaba anteriormente, con otros artistas.

A primera vista parecería una gran idea, sin embargo los resultados no son invariablemente buenos. Como en todo, hay colaboraciones que son un éxito, hay otras que pasan sin pena ni gloria y hay otras que no funcionan.

Entonces, antes de acceder a trabajar con otro artista, hay algunos factores que debes considerar:

  1. Es esencial que haya contraste en las voces, o al menos que haya espacio para que cada intérprete tenga un momento de lucimiento. Los reggaetoneros lo saben hacer muy bien. Pensemos en “Soy yo” de Don Omar, Wisin y Gente de Zona. Podría parecer muy arriesgado tratar con tantos egos, y sin embargo el resultado es excelente. Esto sucede porque, en efecto, sus voces son muy distintivas, hay espacio para cada uno y dentro de la canción hacen cosas diferentes: Wisin rapea, Don Omar y Randy Malcolm cantan y Alexander Delgado contrapuntea. Y todos hacen coros mientras alguno de ellos canta su parte. Es una producción muy compleja y cuidada, y el resultado está a la vista.

A veces las voces no alcanzan a distinguirse en las colaboraciones, pero si no existe mucho contraste, debe darse este espacio de lucimiento que beneficie a cada parte.

  • Trabajar con un exponente de un género diferente al propio puede parecer una buena idea, y lo es si se toman en cuenta varias variables. Primero, que se trate de una verdadera colaboración. Tomemos como ejemplo el caso de Grupo Firme y Maluma. Lo que parecía que sería un éxito rotundo no tuvo mayor repercusión, porque el colombiano simplemente se adaptó a la canción, en vez de aportar musicalmente. Es decir, no hubo una verdadera colaboración musical. Es importante que cada artista, el productor o el arreglista se encarguen de que los dos géneros estén representados en la canción.
  • Debes sentir la canción. Hay colaboraciones que se plantean “porque hay que hacerlas” o “porque está de moda”, pero recuerda que la idea por sí misma no es buena. Lo importante es la compenetración que los artistas logren. Para eso deben sentirse identificados con la canción, con el otro intérprete, estar satisfechos con el arreglo y, de ser posible, grabar juntos o hablar con detalle lo que quieren lograr.  

Una vez que todo esto está tomado en cuenta, ¡hazlo! Las colaboraciones son una buena manera de refrescar tu estilo, de ampliar tu base de fans, de mantener relevancia y de experimentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?