Reglas de negocios para artistas ¿te podría funcionar?

por

Si quieres ganarte la vida como artista, tienes que ser tan listo como cualquier hombre de negocios en una reunión, así lo expresa Sean Kiney Milley, director de 1 Stooge Entertainment, un profesional que además comparte algunos consejos para ayudarte a gestionar adecuadamente tu negocio como artista.

 

Empieza con una declaración de principios y un plan de negocio

Un proyecto apasionado será contagioso para todo el que sea sensible a esa pasión, pero, en algún momento, si quieres ganarte la vida con tu arte, deberás trabajarlo como un negocio.

 

Analiza qué hará falta para ser rentable

Sé capaz de calcular tus gastos, de saber cuánto has de vender para cubrir tus costes, y asegúrate que tu margen de beneficio es normal.

 

Autofinánciate si puedes

Con las modernas tecnologías, la mayoría de artistas puede empezar con pocos gastos. Muchos poseen el equipo básico para su actividad artística.

 

Limita tu riesgo

Un nuevo negocio es un riesgo, como lo es cada nueva aventura. Trata tu nuevo álbum, película o exposición artística como una nueva expansión de tu negocio.

Nunca crezcas más allá de tus medios y tu modelo de éxito. Si lo haces bien, no inviertas todo tu tiempo y dinero en algo que haya supuesto un crecimiento mínimo o lento en el pasado.

 

Principios simples

Esto nos lleva al siguiente punto: empieza poco a poco. Todo artista desea un éxito inmediato, pero una base de fans necesita tiempo para crecer. Si lo gastas todo en un proyecto, puedes encontrarte atascado con un montón de cajas de producto.

La mayor parte de las veces, los artistas necesitan tiempo para crecer, no solo artísticamente y estilísticamente, sino en la faceta empresarial.

 

Ponlo todo por escrito

La mayoría de negocios familiares tienen un aire muy personal, y lo mismo ocurre con los artistas. Conocer personalmente a un booker hace que parezca lógico acordar una gira por teléfono. Pero basta un mal bolo para dejar fuera a un montón de músicos indies y cómicos. Una pequeña discrepancia sobre quién paga los desplazamientos puede acabar con un artista.

 

Sé competitivo

Mantente siempre en vanguardia. Los artistas tienen la bendición de que las buenas ideas fluyen, y la mayoría de los negocios matarían por tener un talento así.

 

Hazte con el equipo correcto

Mantenerse competitivo significa que necesitarás contratar a gente. Un artista emergente necesita un montón de cosas, incluyendo producción de audio de calidad, vídeoclips, fotos, diseño de álbumes, notas de prensa, y más.

Contrata a la gente más cualificada que puedas permitirte, y asegúrate de que están alineados con tu misión.

 

Las reglas adecuadas para el equipo adecuado

Tener un equipo o servicio profesional que gestione correctamente tu negocio a la larga puede ahorrarte dolores de cabeza, y te mantiene centrado en tu labor artística.

 

Sé profesional

Artistas que tienen un sólido negocio y se llevan bien con otros consiguen más conciertos. Cualquier círculo en el que estés es pequeño, y la gente habla. El boca a boca puede ayudarte o hundirte.