Oscar Chávez y Rubén Albarrán se unieron al sueño preparatoriano de Panteón Rococó que llegó a dos décadas

por

En la celebración de su XX aniversario Panteón Rococó se encargó de armar una fiesta de slam y baile por cerca de tres horas en la Arena Ciudad de México en una noche de recuerdos e invitados como Rubén Albarrán, Óscar Chávez, Francisco Familiar, Denise Gutiérrez y Antonio Lira.
 
Una de sus sorpresas fue la presencia del cantante de Café Tacvba, Rubén Albarrán, quien desató la locura en “Fugaz”. Con las letras de su nombre y una numeración del 1 al 20 es que Panteón Rococó emocionó a la gente que llenó el recinto para iniciar con su repertorio desde las 21:45 horas, cuando “Viernes de webeo” y “Estrella roja” sonaron a toda potencia.


 

Panteon-Roccoco-Cafe-Tacuba


El grito unísono del “Olé, olé, olé” no se hizo esperar antes de temas como “Cumbia del olvido”, con la cual compartieron con las manos arriba, o “Ven, ven, ven” en una mezcla con “Historia de un amor”, que han interpretado artistas como Los Panchos o Luis Miguel.
 
Muchas luces y chispas saliendo continuamente del escenario despertaron júbilo, que se materializó en canciones como “No te recuerdo” o “¿Qué pasará?” para dar paso a un momento más bohemio en la velada colocando algunas sillas en medio de la tarima.


 

Panteon-Rococo-con-artistas


“Queremos invitar a una leyenda de la música popular mexicana a quien admiramos, respetamos y fue una gran influencia para la banda”, con esas palabras presentaron a Óscar Chávez, el “Caifán de caifanes”, como su primer invitado en donde incluso un quinteto de cuerdas los acompañó.


Panteon-Roccoco-aniversario


 

En una versión acústica sonó en sus voces “Marco’s Hall” con imágenes del movimiento del subcomandante Marcos ilustrando; poco después Toño Lira subió con ellos y el rockero Francisco Familiar, de DLD, se sumó a la interpretación de “La rubia y el demonio”.
 
Ahora vestidos todos de negro con rojo comenzaron una serie de éxitos como “Toloache la mi negra” o “Esta noche”, mientras que el acordeón fue uno de los protagonistas de “Vendedora de caricias”, incluso con una mujer sobre el escenario haciendo la letra del tema más creíble. Para el final dejaron sus clásicas y esperadas “La dosis perfecta”, junto a Denise Gutiérrez de Hello Seahorse!, y cerraron con “La carencia”.