Gustavo-Cerati-homenaje-en-vina-del-mar-2015

Noche de leyendas en la última noche del Festival de Viña 2015

por

El festival se despidió a lo grande.

Algo distinto se respiraba en el ambiente de la última noche del Festival. El público de esta noche, más maduro que otras noches, llegó atraído por una de las figuras más representativas de la música angloparlante: Yusuf Islam, conocido en sus inicios como CatStevens.

La Quinta Vergara se llenó con otro tipo de fanatismo, sin gritos ensordecedores ni brincos en el asiento, solo admiración y emoción por un hombre que ha compuesto verdaderos himnos de la música popular. El silencio respetuoso solo se rompía cuando la galería coreaba a todo pulmón temas como Moon shadowMorning Has Broken y Father & Son.

Era como asistir a una ceremonia presidida por el viejo sabio de la tribu, una voz que se mantiene casi intacta, a pesar de los más de 40 años de exitosa carrera. Y aunque en la previa reconoció que no entendía mucho el sistema de entrega de Gaviotas, agradeció con emoción, cuando el público lo premió con ambos galardones.

A continuación volvió el humor, ausente en la quinta jornada, con Arturo Ruiz-Tagle, un hombre que cultiva el stand-up y que, a pesar de iniciar su actuación bajo las pifias, logró darlo vuelta y se llevó los dos premios de la noche.

El cantautor chileno, Nano Stern, entró al escenario faltando 20 minutos para las 2 de la mañana, armado con una guitarra y una enorme energía. Representando a la nueva música independiente chilena, con raíces folclóricas y crítica social, Nano Stern conquistó al Monstruo. La galería cantó con entusiasmo sus canciones y pidió con fuerza las gaviotas que le terminaron otorgando.

Pasadas las 2 y media de la mañana se comenzó a escuchar la salsa del venezolanoOscar D’León, para ponerle sabor a la clausura del Festival 2015. El Faraón logró montar una fiesta sobre el escenario, acompañado de una orquesta de enorme jerarquía y oficio.


Nano Stern Vina 2015


Lamentablemente, el frío y la hora hicieron que el público fuera abandonando la Quinta Vergara. Sin duda, un número de ese nivel se hubiera lucido mejor en un horario más estelar, pero el carisma del Sonero hizo olvidar esta falta de delicadeza. La fiesta se extendió hasta las 3 y media de la mañana y le otorgó las dos gaviotas. Una buena forma de despedir con la energía a tope este Festival de Viña 2015.

Vía: E! News