Los carros aún no vuelan, y la radio tradicional tiene negocio para rato.

por

En 1989 se estrenó la secuela de la película Volver al Futuro, en ella su protagonista viajaba al año 2015 donde los automóviles ya volaban y la tecnología había dado un giro de 180 grados a la vida cotidiana de los habitantes del pueblo de Hill Valley.

 

Bueno, ya estamos en el año 2020 y los automóviles aún no vuelan, y aunque la tecnología nos sorprende día con día, es cierto que muchas cosas funcionan como lo han hecho siempre y la radio es una de ellas.

 

Hace años, con la llegada de la música por streaming, se decía que la radio tradicional estaba acabada, que las personas no querrían saber más de ella porque ahora tenían miles de canciones en su bolsillo.

 

Con el paso de los años, esto no ha resultado cierto, y es que la radio tradicional aún juega un papel fundamental en la escena de los medios de comunicación, las razones por las que esto pasa son:

 

-Su cobertura: La radio llega a todo el territorio nacional, aún a los lugares donde no hay cobertura de internet.

 

-La publicidad: La publicidad es más barata que en otros medios y su alcance es enorme.

 

-Su accesibilidad: Es difícil ver la televisión mientras se trabaja, o en el coche, sin embargo la radio es la compañera ideal en nuestro día a día, además de que casi todos los teléfonos celulares permiten sintonizar estaciones sin consumir datos.

 

-Su versatilidad: En la radio puedes encontrar lo que quieras, programas de variedad, música, noticieros, etc.

 

Las nuevas tecnologías no han venido a sustituir, sino a complementar a la radio, y lo han hecho maravillosamente, gracias a las redes sociales ha sido posible hacer de los conductores radiofónicos, celebridades que a su vez traen tráfico a sus estaciones.

 

El internet también ha venido a complementar las tradicionales encuestas con las que se miden los niveles de audiencia de las estaciones de radio, ya que estas proporcionan métricas en tiempo real que permiten segmentar los mercados y esto ayuda a tomar decisiones inteligentes al momento de diseñar la programación.

 

Si eres un empresario de la radio puedes estar tranquilo, este medio de comunicación está muy lejos de desaparecer.