Aniceto Molina fallecio

La cumbia colombiana despide al “Tigre Sabanero”

Por

Aniceto Molina, el hombre del sombrero sabanero y el acordeón, falleció ayer por la tarde, según explicó a través de Facebook su hijo, Johnny Molina, quién afirmó: “Con lágrimas y con el corazón destrozado, hago saber al público, amigos y medios de comunicación, que mi padre Aniceto Molina acaba de fallecer en el University Hospital de San Antonio, Texas. Agradezco y les bendigo por sus oraciones, plegarias y todos los buenos deseos que tuvieron hacia mi padre. Creyendo fielmente que Dios siempre tiene el control de todo, rogamos por su eterno descanso”.

Su padre se encontraba internado en esa misma institución desde el 22 de febrero, cuando fue ingresado tras presentar dolores en el pecho. Su cuerpo será enterrado en Colombia, tierra en la que nació en 1936, en El Campano.

 

Una carrera consagrada de más de 50 años

La música de Aniceto rodó por todo el mundo a través de una carrera prolífica y consagrada de más de 50 años, que se dividió entre Texas, México y Colombia. Fue a los 12 años cuando agarró por primera vez el acordeón, instrumento que fue, además, su sello distintivo, y con el que se ganó el respeto y admiración de sus colegas. No lo soltó hasta su última gira por el Salvador, que fue el año pasado, cuando comenzó a sentir dolencias en el pecho por una afección pulmonar.

“Mi Sombrero Sabanero”, “La Jeringoza” y “Josefina” son algunas de sus canciones más recordadas dentro de su extenso cancionero popular, que seguirá sonando por muchos años más, honrando la memoria del Maestro colombiano.