La combinación rockabilly con folk y flamenco: Jenny and the Mexicats

por

Dos mexicanos y uno español, tres ‘pachucos’ conocieron a una ‘princesa’ londinense hace ocho años en Madrid, donde formaron una banda y cayeron en la cuenta de que juntos sonaban mejor que separados.

A partir de ese momento, los cuatro se presentaron ante el mundo como una mezcla de rockabilly con folk y flamenco que, a la fecha, concentra tres culturas, se resiste a perder su independencia musical y se llama Jenny and The Mexicats.

Cinco días antes de llegar a Ciudad Juárez y con esa libertad que le dan los otros para que hable en su nombre, el contrabajista Icho Van dice a El Diario que a la presentación que tendrá la banda en esta ciudad traerán ese sabor que producen sin ritmos electrónicos ni batería: un repertorio integrado por canciones del álbum debut y de ‘OME’, el más nuevo.

Un percusionista y un pianista extras los apoyarán en la tarea de interpretar esos temas que el contrabajista asegura, han producido los cuatro hasta el momento con el solo hecho de juntarse y fusionar sus variadas ideas respecto a la música.

“Somos muy distintos en cuanto a los gustos y yo creo que salen de ahí (las canciones). Realmente la música que escuchamos cada uno es completamente distinta y encontramos la manera de hacer nuestro propio estilo. No es como lo típico de una banda, que todos aman a Metallica o todos aman a Guns n’ Roses, yo qué sé, y esas son sus influencias. Las de nosotros son completamente distintas entre sí y eso es lo que sale”, admite Icho Van vía telefónica.

En el nuevo disco al que los muchachos dedican la mayor parte de su esfuerzo para promocionar hay “unas viejas”, unas que compusieron hace poco, “y hay de todo”, explica el contrabajista, quien luego afirma que ninguna de esas melodías supera los seis años de antigüedad.

De ese modo, en el álbum que presentarán ante los juarenses, los madrileños incluyeron ‘Frenético Ritmo’, ‘Boulevard’, ‘Back To Basics’, ‘I Will Go’, ‘Labios’ y “muchas canciones sobre todo en inglés que se quedaron fuera del primer disco pero que sí fueron parte de éste”, aunque, asegura, no hay ninguna que tenga más de cinco o seis años de antigüedad.

‘Labios’, por ejemplo, es uno de los temas que la producción de la película ‘Amor de Mis Amores’ escogió  para que apareciera en ella, y ‘Boulevard’ es una canción que tiene un sonido característico de México, bastante similar al de  ‘Me Voy a Ir’, que forma parte del primer disco.

Icho Van conoció a Jenny Ball cuando él trabajaba en un tablao –un lugar donde se presentan espectáculos flamencos–. La invitó a que se quedara a vivir en Madrid y, luego de convencerla, le presentó al guitarrista ‘Pantera’ y al percusionista David.

Una vez juntos adoptaron el nombre de ‘Pachucos y La Princesa’, pero consideraron que no era tan fácil de pronunciar, de modo que lo cambiaron por el actual, que además les pareció más universal.

Lo que no cambió fue la esencia de la banda: la libertad creativa que tienen sus miembros para elegir cómo quieren sonar al no estar sujetos a un contrato discográfico.

En palabras del vocalista: “No es una cuestión de orgullo ni una cuestión de ‘tenemos que hacerlo porque es nuestra ideología’. Es más bien como se nos han dado las cosas y ahora nos damos cuenta de que somos muy capaces de mantenerla de momento y así va a ser, por lo menos por ahora”.

Para él, la propuesta de la banda no cambiaría si entre todos decidieran incorporar sonidos electrónicos y una batería, como en alguna canción ocurre, porque lo que la mantiene en su estado actual es precisamente la variedad de ideas que cada miembro aporta, la cual, “siempre le ha gustado al público”.

“Nuestro mejor termómetro es cuando tocamos en vivo y vemos cómo reacciona el público a nuestra música”, afirma. 

 

Vía: El diariomx