regalias

¿Cómo ha cambiado el negocio de las regalías?

por

A continuación se  muestra cómo ha cambiado las regalías y cómo se dividen entre los actores que participan en el ecosistema musical.

 

Las  regalías en la industria musical  se han mantenido en constante cambio desde que la música se convirtió en negocio y son diferentes actores, organizaciones y empresas las que forman parte de este  tema. Enseguida se explican los tipos de regalías en la industria de la música así cómo los beneficiarios de cada una.

Para comenzar es importante saber que actualmente la industria de la música genera más de $160 billiones de dólares en ingresos a nivel mundial y el 10% de tal cantidad proviene de la venta de la música grabada.

 

¿Cuáles  son los tipos de regalías?

 

Las canciones cómo tal (composiciones) y la grabación de éstas generan diferentes ingresos. Una composición genera regalías mecánicas,  regalías de impresión, regalías por sincronía y regalías por comunicación  pública  y ejecución. En contraste, antes de la era digital, los artistas que interpretaban dichas composiciones sólo recibían regalías de las ventas de su compañía discográfica, sin embargo ahora los artistas también comparten los derechos de licencia de uso maestro con las disqueras. Es importante conocer y comprender la esencia de los ingresos a través de las regalías para que cada actor de involucrado en la creación de la música conozca sus derechos y oportunidades.

 

Regalías mecánicas: Este tipo de regalías son pagadas por el derecho de grabar una canción para su aparición en un CD y desde 2008  también por su presencia digital. Al compositor  le corresponde regalías por cada copia física o digital vendida de una de sus composiciones. La cuota en Estados Unidos es de 9.1 centavos de dólar por copia vendida.

 

Regalías por impresión: Estas regalías son pagadas al compositor y a la editora basadas en la venta de partituras. Se usa principalmente por el uso de la melodía de una canción.

 

Regalías por sincronía: Esta clasificación de regalías se otorgan por la reproducción de una canción en una película, videojuegos, un programa de televisión o un comercial a través de una cuota establecida. También se debe pagar una cuota de licencia de uso maestro para usar una grabación particular de la canción, es decir, se debe pagar al compositor por su creación y a la compañía disqueras por su grabación. Estas cuotas son cobradas en un pago único pues resulta difícil cobrar por reproducción de la canción en un  videojuego por ejemplo.

 

Regalías por comunicación  pública  y ejecución: También conocidas como “Performance royalties”, son generadas por la ejecución en vivo, transmisión en radio y televisión, en bares y lugares públicos de las canciones. Usualmente los compositores y editores se unen (en el caso de Estados Unidos)  a organizaciones como ASCAP, BMI y SESAC las cuales se encargan de recolectar las cuotas de las licencias de cualquier lugar donde toquen música, para posteriormente repartírselas de igual manera al editor y al compositor, encaso dado que el compositor no tenga publisher, el 50% de la regalías se perderá. En consecuencia, un compositor que mantiene la propiedad de una canción debe formar su propia compañía editorial para recibir toda la regalía completa.

 

 

En Estados Unidos  los intérpretes y disqueras no reciben regalías por emisiones, sin embargo en 1995 se concedió a los artistas intérpretes o ejecutantes y a las compañías discográficas una regalía reglamentaria por el uso de sus grabaciones por servicios de suscripción por cable y por satélite, transmisión por Internet no interactiva y radio por satélite. El Copyright Royalty Judges  establece estas tarifas, y SoundExchange recauda y distribuye estos derechos, que se dividen el 50% a las compañías discográficas, el 45% a los artistas destacados, el 2½% a los músicos no presentados y el 2½% a los vocalistas no incluidos.

 

Conforme la tecnología va cambiando, surgen nuevos tipos de consumo y reproducción de música, por lo tanto la cuestión de las regalías a compositores, intérpretes y disqueras seguirá evolucionando según las condiciones del mercado.