Angeles Azules Zocalo

Cayeron del cielo y emitieron cánticos celestiales para cien mil

por

Con una Orquesta Sinfónica de aproximadamente 60 músicos y cuatro invitados en las voces —María José, María Barracuda, María León y Jay de la Cueva Los Ángeles Azules conquistaron el Zócalo de la capital del país en su debut como artistas estelares del festejo del 14 de febrero, organizado por el Gobierno de la Ciudad de México.

Los primeros acordes de Entrega de amor arrancaron la ovación de los presentes y los primeros pasos de baile de Iztapalapa para el mundo, los lanzó Elías para dar paso a Cumbia pa’ gozar.

Poco a poco la plancha del Zócalo fue recibiendo más gente que se agrupaba en el corazón de la capital –se alcanzó la cifra de más de 100 mil asistentes— para festejar el 14 de febrero. Familias, niños, adultos y las parejas disfrutaban de la noche del sábado a ritmo de cumbia.

 

 

 La cumbia del infinito fue el preámbulo para que Elías invitara a subir al escenario a siete mujeres, de diferentes edades, y una niña a bailar con ellos mientras resonó A la cumbiamba.

Tres fueron las finalistas, de un concurso de aplausos, para quedarse en el escenario y seguir bailando con Toma que toma La cumbia de la tostadita, tema con el que concluyeron la primera parte del show.

Quedó al descubierto la gran orquesta sinfónica que acompañó a Los Ángeles, quienes recibieron en el escenario a María José —ataviada en un vestido negro— con quien cantaron y bailaron El listón de tu pelo, tema que la gente no dudó en corear junto con la ex Kabah.

El clásico Cómo te voy a olvidar la dedicaron a todos los enamorados que no dudaron en cantarla a todo pulmón.

Mi cantar se convirtió en el preámbulo de la llegada de la segunda invitada: María Barracuda de Jot Dog, con quien Los Ángeles Azules le recordaron a la gente que bailara para combatir el frío. Pero fue la presencia de María León dándole voz a Mis sentimientos la que anunció que el final estaba próximo. Ay amor arrancó el canto de los presentes. “Ya llegó, ya está aquí la niña de 17 años”, exclamó Elías desatando los gritos de la multitud que subieron de decibel cuando la voz y guitarra de Jay de la Cueva se apoderaron del entarimado para interpretar 17 años, canción que al final volvieron a tocar.