4 leyes que jamás debes olvidar para mejorar tu técnica de canto

por

Ya llevas un tiempo practicando con tu voz, puede que hayas empezado hace unas semanas, meses o incluso puede que lleves años, pero tu voz sigue sin mejorar al cantar. Esto puede llegar a ser muy frustrante y no es necesario pasar por ello.

Aunque es cierto que para mejorar tu voz al cantar de forma notable necesitas practicar mucho de la forma correcta, te presento las siguientes cosas que puedes hacer desde YA para empezar a obtener resultados.

Ley #1: No grites: Si no consigues que tus notas medias y agudas sean fáciles, es muy probable que las estés gritando.¡No grites, mezcla! El control de las vocales tiene mucho que ver con esta ley.

Ley #2: Acepta tu voz de cabeza y entrénala: Ignorar esta ley es el equivalente a darte golpes contra un muro para querer pasarlo, cuando lo que debes hacer es rodearlo. Aunque al principio tu voz de cabeza suene débil, es necesario que entrenes los músculos que intervienen en su producción y que te acostumbres a su sensación. De esa forma, al final llegará el momento en el que puedas ir añadiendo más potencia al sonido, hasta conseguir la voz mixta.

Ley #3: Acepta tu voz de pecho y entrénala: Lo mismo pero al revés. Algo muy común en las mujeres es que les da miedo utilizar su voz de pecho. Si eres mujer y te ocurre esto, es probable que te parezca que estás gritando o que suenas muy agresiva. Necesitas entrenar los músculos que gobiernan la voz de pecho si quieres que tu voz no se fatigue, y también si quieres conseguir una voz mixta potente.

Ley #4: No alcances las notas: Las notas agudas siempre son un problema. A veces forzamos, a veces gritamos, a veces se nos rompe la voz a falsete, …Pero muchas veces el problema está en que pensamos que las notas agudas están arriba y tenemos que alcanzarlas.

No es así, o al menos no debería serlo. Si te está pasando que a medida que vas subiendo de nota te entra más miedo e inseguridad porque no sabes si vas a poder hacer esas notas o no, puedes estar seguro de que algo no va bien y puedes parar en ese mismo instante. No continúes, porque no es lo que deberías estar sintiendo. Debes centrarte en que todas las notas “estén al mismo nivel”, es decir, que no tengas que alcanzarlas.  Simplemente están ahí.

FUENTE: VOX TECHNOLOGIES